Datos personales

13 ene. 2011

Benigno 15.

.



Me miró con tal indignación y despreció que si yo no fuese un ser insensible me hubiese puesto a llorar. Ni siquiera miré el contrato. Ni siquiera me planteé las repercusiones de rechazar la oferta. Simplemente, bajo ningún concepto iba a aparecer en unas vallas publicitarias del tamaño de un gigante recomendando ni siquiera que los seres humanos sigan respirando.
De hecho seguía pensando que se trataba de una broma. De todos modos lo tenía claro.

- Yo no sirvo para eso.

Es lo mismo que les dije cuando me ofrecieron el puesto de encargado.

- ¡Qué no sirves para esto! Exclamo con un aspaviento.

Y no lo pudo evitar, rompió a reír de tal forma que toda la imagen de ejecutiva “Estoy encantada de conocerme a mí misma”, cayó por los suelos. Me pareció una niñata estúpida que jugaba a ser la jefa. Me pareció que la cosa iba en serio y que habían mandado a la persona equivocada. El caso es que aunque hubiesen mandado al señor Eduardo, el tendero, que es la persona en la que más confío, jamás hubiese hecho semejante cosa

Ni siquiera insistió, se levanto de la silla, cerró el ordenador de un golpe y salió del local con una risilla histriónica. Solamente se detuvo en la puerta para mirarme y decir.

- "Yo no sirvo para eso". ¡Hay que joderse¡

La encargada, con cara de perplejidad, se me acercó con gesto de ofrecerme su comprensión. Siempre y cuando, claro, yo le contase lo que había ocurrido. Probablemente pensó que algo malo pasaba.

Me encogí de hombros y me dirigí a mi sitio, la freidora.

.

5 comentarios:

claudia dijo...

Es que las vallas publicitarias tamaño gigante no son para cualquiera...

Tito dijo...

Hola Lara, mi ero perso gli ultimi tre episodi di Benigno! Purtroppo non sapendo lo spagnolo è molto difficile capire bene il testo, anche con il traduttore do Google è poco chiaro. Comunque farò del mio meglio per cercare di seguire la storia.
Complimenti per le immagini degli ultimi tre episodi, bellissime come sempre, quella di questo post è eccezionale! Un abbraccio.

Nil Catalano dijo...

Lara, el magnífico trabajo como de costumbre, y la historia de Benigno cada vez más intrigante.
Enhorabuena, un abrazo

Joy dijo...

Fantástico este rostro tan expresionista, lleno de ojos y de cejas...

La historia, estupenda... y es que Benigno es muy digno.

Un abrazo, Lara!

camino roque dijo...

no hablamos de falta de ambición
hablamos de saber cuál es tu sitio y sabiéndolo evitar infelicidad inútil