Datos personales

9 nov. 2010

Benigno 3.

.








Benigno Trabaja, a sus 41 años en una hamburguesería de una cadena conocida en todo el planeta. Es raro que una persona de su edad permanezca en este tipo de sitio. Parece más bien un lugar reservado para jóvenes que pasan por estos restaurantes de comida rápida, como un punto circunstancial en su trayectoria laboral. Sin embargo, Benigno es diferente.
A las diez se dirige a una pequeña habitación contigua a su dormitorio. Estancia que para Benigno es lo que una habitación de hotel lujosa para un torero la tarde antes de una gran corrida. En el centro, preside la sala un maniquí de sastre que Benigno compró por catalogo. Reposa sobre el inerte cuerpo de plástico marrón, su uniforme de trabajo.
Dos uniformes al año, así desde hace quince años. Este año la empresa ha tirado la casa por la ventana. Negro azabache, fibra elástica transpirable, costuras imperceptibles, logotipos bordados… Pero lo que hechiza a Benigno es la placa. Este año la empresa le ha bautizado de nuevo, este año se llama “Beni”. Nada de Benigno, no combina bien con un establecimiento tan moderno.
Después de quince años, lo normal es que Benigno hubiese “ascendido” al puesto de encargado del local. No ha sido porque no se lo ofrecieran. Lo rechazó en varias ocasiones. Cada uno debemos saber donde está nuestro sitio y Benigno piensa que la freidora es el suyo. Las patatas fritas, los nuggets de pollo, los aros de cebolla…
Como el soldado que desmonta un arma a ciegas y la vuelve a montar, se viste con movimientos precisos. La microfibras elásticas de este año no favorecen el cuerpo poco agraciado de Benigno. Muy al contrario consiguen subrayar su trasero. Efecto que se ve ampliado cuando ajusta la cintura del pantalón por encima de su ombligo. Hay personas que piensan que el ombligo cumple la función de marcar el sitio donde debe situarse la cintura del pantalón. El resultado, estéticamente hablando, es poco glamuroso, pero transmite la sensación de salir de una cadena de montaje.

10 comentarios:

Crissant dijo...

Benigno, pasivo, pacífico, pacato. Lo comprendo.

La pintura es una bella referencia de colores y estímulos, distribuidos de forma magnifica.

Besitos!!!

Elvi dijo...

Posso darti commenti sulla pittura che come sempre è molto incisiva.
Per quanto riguarda Benigno, qualche cosa capisco, ma non penso di essere
in grado di commentare niente. Riuscirò a farmelo tradurre bene da
qualcuno. Ciao Elvi

CAOS dijo...

Este tipo comienza a ponerme nerviosa...

La pintura es brutal. Es acuarela? dime que no, porque como me digas que sí...vas a provocar mi envidia.

:)

saludos

Tito dijo...

Il traduttore di Google è andato in tilt, assolutamente una traduzione ridicola......ma la tua opera è eccezionale, di una forza espressiva tremenda. Immagino che vista dal vero lasci a bocca aperta. Grande Lara!

Nakrama dijo...

Oye, Lara, creo que esto es muy bueno, de verdad, esto podría constituir el principio de una novela ¿lo has pensado?
Un abrazo

Susanne dijo...

Many years in the same work. I don't have that experience....changed jobs many times. We are all different, Beningo.

lara, I would like to have your painting on my wall. Simple, clean and graphic. Black, white and red are very beautiful together :)

Kyssar

DEMOFILA dijo...

Hola, Lara, hace tiempo que no te visito porque la última vez que lo hice leí que ibas a estar un tiempo ausente y creía que lo estabas.
Me he leído las tres partes del relato de Benigno y he visto las tres estupendas pinturas que los acompañan, por lo que veo la vida de Benigo es rutinaria como la de todo el mundo, todos hacemos lo mismo todos los días, aunque en la última parte, en la que dices que no acepta ascenso en su trabajo, creo que los demás no somos iguales, porque supongo que todos queremos mejorar en nuestro trabajo, y no quedarnos en el mismo puesto toda la vida. La verdad es que me han extrañado estas entradas con tanto texto en tu blog, pero me han encantado, un buen relato en su conjunto.
Yo, como dices, siempre enamorada, no puedo evitarlo, querido amigo,
Besos, hasta pronto,

camino roque dijo...

empiezo a sentir curiosidad... en las películas estas personas tan metódicas suelen ser psicópatas o algo así.
un exhibicionista, tal vez?

si la espera se alarga se espera más del final. no te da vértigo crear expectativa? ya se que eso es problema del otro no de uno, pero a mi me da pánico (el defraudar, mi psicólogo me diría muchas cosas)

acuarelas.susanalanau dijo...

Esta serie de pinturas está quedando muy bien. Me encantan esos maravillosos fundidos y admiro estas obras libres y sin cortapisas. El gusto por el ciclo del agua.
Benigno... creo que se siente cómodo. Algo debe equilibrar la balanza. Seguiremos teniendo noticias de Beni?.

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Me encanta la acuarela!!!
Un cordial saludo