Datos personales

13 dic. 2010

Benigno 6.

.





No dando mucha importancia a la visita de la de recursos humanos, Benigno terminó su jornada en el restaurante. Siempre lanzaba un adiós generalizado al local. A veces obtenía respuesta, pero la mayoría de las veces su despedida se fundía con el sonido de ambiente. Ese día se mezclo con una canción de Crowded House.
De camino a casa empezó a inquietarle la cita del día siguiente. En otras ocasiones ya habían hablado con él. ¿De qué se trataría esta vez? Otra propuesta para ser encargado del local, su traslado a un departamento de logística de la cadena.
Su cabeza cambió de tema al bajar del autobús. Entro en la tienda de ultramarinos de su barrio. A Benigno le gustaba la palabra ultramarinos y le agradaba la conversación del Sr. Eduardo mientras era despachado. Esta palabra también le generaba sensaciones, despachar. Las grandes superficies son ideales, todo está empaquetado, etiquetado y compartimentado. Incluso hoy en día existen cajas automáticas en las que el posible dialogo lo establece tu tarjeta de crédito por ti. Pero no huelen como la tienda de ultramarinos del Sr. Eduardo.
Las tiendas de ultramarinos de los barrios tienen un olor muy característico. Es una mezcla de esencia de especias y del aroma que deben desprender los animales en vías de extinción. Ese era el reclamo que conducía todos los días a Benigno a ese pequeño universo.
- Buenas tardes Benigno.
- Buenas.
- ¿Qué tal el día?
- Bien.
- ¿Mucho trabajo, eh?
- Bueno.
- Y que no falte.
El olor era intenso, pero no tanto como para que la lengua de Benigno se soltase en exceso. Esa última frase despertó una punzante inquietud en su cabeza.
“Y que no falte”.


.

11 comentarios:

CAOS dijo...

Y que no falte...

y que no falten los colores.

besos

Nil Catalano dijo...

Sentía el olor del sol, India, Fuerza, mística, sagrado.
También dio palpitaciones.
Sin palabras sólo los sentimientos.

Pasto dijo...

"Virgencita, virgencita, ¡que me quede como estoy!". Si el trabajo dignifica a la perdona, el paro galopante es una indignidad...
"y que no falte, y que no falte"
Tu baño de color, pura fantasía...Tus palabras, con los pies en el suelo. Preciosa entrada. Saludos.

Elvi dijo...

Mi dispiace non poter capire le tue
parole e dover sempre limitarmi
al dipinto, che non è poco, perchè i tuoi lavori sono sempre particolari e pieni di fascino. Elvi

acuarelas.susanalanau dijo...

Una acuarela fantástica. !!
Al final las piezas en el puzzle que es la vida de Benigno van encajando. Igual esta noche le resulta más dificil dormir.

Crowed house!!hace años que no los escuchaba.
saludos.susana

Tito dijo...

Che colori! Che disegni! Che geometrie!......Che astratto!!
Benigno mi è sempre più simpatico. Bentornato Lara!! Ciao.

claudia dijo...

Qué intensidad!

Olivia dijo...

innocence et violence, c'est ce que je ressens Lara avec cette peinture. Très beau !

SILVIA dijo...

Realmente esa frase es inquietante: Y que no falte....Pero ¿y si falta?
Un abrazo!!!

camino roque dijo...

como me ha gustado que las tiendas de ultramarinos huelan a animal en extinción!!!

tu pintura me recuerda a la navidad, pero a una navidad de verano

:) = tu firma

Carlos León dijo...

Muy bueno este trabajo con la acuarela, estupendo. La angustia de Benigno?
saludos