Datos personales

14 dic. 2009

Los objetos





Toda una vida estudiando para entender el objeto.

Y luego resulta que es un osito



Gracias a Enrique Garcia Bernardo.
Jefe de Psiquiatria del Gregorio Marañon.

5 comentarios:

El Ente dijo...

A veces vemos lo que queremos ver, otras lo que nos dejan ver, pero nunca hay que dejar de mirar con el corazón y con el alma, solo así veremos la verdad ante nosotros. Por eso a veces..., nada es lo que parece.

un abrazo

loose dijo...

Pues yo lo que veo y lo que leo, me encanta.
Bonita lámina, de nuevo...es que me encanta.

Y con respecto a la reflexión, he de confesarte que he pasado varias veces por aquí y me sigues dejando en ascuas...Por qué esa comparación??

Osito...inanimado, peluche, bonito, tierno, maleable, divertido, fantasía, distracción, juego, entretenimiento, colores, formas, tamaños...Ummm...Seguiré pensando...Se ve que estoy espesita estos días. Será el frío...

Besos.

lara dijo...

Llevas razón Roberto, vemos lo que queremos y a veces lo que podemos...

Me alegro que te gusten las acuarelas Loose, son tuyas si las quieres. Son tuyas y de todas las personas a las que les gusten, me he cansado de que fuesen sólo para mi. En cuanto al osito, sigue pensando pero es tan sencillo como que vamos depositando nuestra seguridad en objetos, personas, situaciones...Por ejemplo el movil, es el objeto transicional prioritario en nuestro tiempo. El osito, o el peluche, o la mantita, o ... son cosas que nos ayudan a separarnos de las figuras de referencia (por ejemplo la madre). De este modo abandonamos relaciones de extrema dependencia. Todo esto en principio en bastante sano y natural, como el edipo o la elektra. El problema es nuestro momento actual, de modo sociológico, está plagado de cosas que nos generan dependencia porque hay unos/as pocos que acaban "sacando tajada de ello".
En fin, seamos libres dentro de los pequeños espacios de libertad que nos dejan...
XXX

loose dijo...

Pero...siendo así...el apego persiste, Lara...
Nos desvinculamos conforme va pasando el tiempo, conforme vamos creciendo para, de nuevo, hacerlo a objetos de nimia importancia emocional, quizás...Utilizamos el objeto como base segura ante situaciones "extrañas"??

Contacto, proximidad...necesidad de seguir experimentando una conducta de apego porque nos sentimos amenazados, en alerta, en todo momento??

Ainssss...esta cabecita, que no para....me lío....déjalo, es igual.

Gracias de todos modos. Besos.

Maria Parenteau dijo...

I love your blog, but some times I do not understand your words because my Spanish is so poor. I love your watercolors and I thing that, some time, you are pure like a little boy. Looooooooooove